higiene bucal

10 hábitos para una higiene bucal perfecta

Tener una buena salud oral es importante, no solo para evitar el riesgo de problemas orales, sino también porque una buena salud oral es reflejo de una buena salud general.

El mantenimiento de esta salud oral no implica únicamente cepillarse los dientes, existen otra serie de hábitos que hay que considerar:

  1. Comprender tus propias necesidades de salud oral. Es importante hablar con el profesional acerca de las condiciones médicas y de salud oral particulares de cada uno, así como de la ingesta de medicamentos, ya que estas particularidades pueden afectar a la salud oral y requerir un cambio en el cuidado de la boca y los dientes.
  2. Desarrollar y mantener una rutina diaria de higiene oral. Es importante que esta rutina sea fácil de seguir diariamente.
  3. Usar flúor. El flúor fortalece el desarrollo de los dientes en los niños y previene la caries dental tanto en niños como en adultos. Las pastas dentales y los enjuagues bucales contienen flúor, aún así es importante saber si por nuestras condiciones particulares, son necesarios suplementos de flúor o productos con una mayor concentración del mismo.
  4. Cepillarse y usar el hilo dental o los cepillos interproximales. Cepillarse los dientes y usar el hilo después de cada comida ayuda a eliminar la placa bacteriana, si ésta no se elimina, combinada con los azúcares de los alimentos, forma ácidos que conducen a la aparición de caries dental y problemas periodontales.
  5. Llevar una dieta equilibrada. Una dieta saludable es esencial para tener unos dientes y unas encías saludables. Una dieta rica en cereales, frutas y verduras y productos lácteos proporcionará todos los nutrientes necesarios.
  6. Evitar los alimentos azucarados. Cuando las bacterias de la boca descomponen los azúcares simples, producen ácidos que pueden erosionar el esmalte dental, abriendo la puerta a la aparición de caries.
  7. Si fumas tabaco, déjalo. Fumar aumenta el riesgo de enfermedad de las encías, provoca mal aliento, decoloración de los dientes y otros problemas tanto de salud oral como de salud general.
  8. Proteger los dientes cuando se realiza deporte. Las actividades deportivas mantienen el cuerpo sano, pero pueden representar una amenaza para los dientes. Si se practica algún deporte riesgoso, se puede pedir al dentista un protector bucal personalizado. Ésta es una opción cada vez más extendida para proteger los dientes de posibles traumatismos.
  9. Examina tu boca regularmente. Estar familiarizado con la apariencia de tu propia boca y de tus dientes es importante para detectar cualquier cambio en una etapa temprana y hacer que tu dentista examine estos cambios para valorar la posible necesidad de tratamiento.
  10. Visita a tu dentista regularmente. La recomendación general es visitar al dentista una vez al año para chequeos y limpiezas, aunque dependiendo de las condiciones particulares de cada uno puede que estar visitas deban realizarse cada menos tiempo.

New call-to-action

1.51 K