Limpieza dental para niños: cuándo es necesaria

Limpieza dental para niños: cuándo es necesaria

Existe la duda de si se ha de practicar la limpieza dental en niños de manera profesional o si es suficiente con mantener unos buenos hábitos de higiene dental. Desde qué edad se tienen que realizar y si hay diferencias con las limpiezas que se aplican en adultos. En este artículo te lo contamos al detalle.

¿Es recomendable hacer limpiezas dentales profesionales a niños?

Es muy importante que los niños comiencen de manera correcta el camino para tener unos buenos hábitos de salud bucal. Por supuesto, hay que enseñarles cómo cepillarse los dientes y usar el hilo dental correctamente todos los días, pero no hay que olvidar que los niños también necesitan que les limpien los dientes de forma profesional, de manera regular, si tienen sarro acumulado sobre sus dientes. De hecho, la limpieza dental profesional en niños es tan importante para ellos como para los adultos.

Tanto los niños como los adultos deben limpiarse los dientes al menos una vez al año si así lo considera el odontólogo. De hecho, es especialmente importante para los niños, ya que probablemente no se cepillen tan a fondo como los adultos y eso puede resultar en la acumulación de placa y, en consecuencia, en la aparición de caries.

¿Cómo se practica una limpieza dental en general?

Ya sea para un adulto o un niño, la limpieza profesional de los dientes generalmente implica que un higienista dental o un odontólogo use un instrumento dental ultrasónico para eliminar la placa y el sarro acumulados en la superficie de los dientes, junto con un tipo especial de pasta de dientes arenosa para pulir el esmalte de los dientes y así eliminar las manchas.

¿Hay diferencias entre las limpiezas dentales de niños y adultos?

Existen algunas diferencias entre las limpiezas profesionales para adultos y las de los niños.

Lo que sigue son algunas de esas diferencias:

Educación

Aunque los dentistas suelen estar atentos a enfermedades como la enfermedad de las encías o la retracción de las encías en sus pacientes adultos, los niños tienen un conjunto diferente de problemas. Los dentistas pediátricos buscan señales de que el niño se está cepillando y usando el hilo dental correctamente y, si no es así, el dentista se toma el tiempo para enseñarle al niño cómo cuidar mejor sus dientes y encías.

Usar hilo dental (o no)

Es importante enseñar a los niños cómo cepillarse y usar hilo dental correctamente, es posible que no sea necesario usar hilo dental hasta que su hijo tenga la edad suficiente para necesitarlo. Es posible que los niños muy pequeños no necesiten usar hilo dental porque tienen mucho espacio entre los dientes de leche, algunos de los cuales pueden haber salido y otros no. Eso también es válido para sus visitas al dentista. Es posible que los niños no necesiten que se limpien los dientes con hilo dental durante una limpieza profesional. Y, dependiendo de su edad y la eficacia de su cepillado, es posible que no necesiten eliminar la acumulación con un instrumento sónico.

Erupción de los dientes de leche

A diferencia de los dentistas que trabajan con pacientes adultos, un dentista pediátrico generalmente verificará si los dientes de un niño están saliendo correctamente o no. Para los dientes que aún no han salido a través de la superficie de las encías, es posible que se necesite una radiografía para asegurarse de que estén colocados correctamente.

En definitiva, el cepillado regular en casa es importante, pero puede no ser suficiente para mantener los dientes y las encías sanos y fuertes. Desde una edad temprana, los niños necesitan comenzar a desarrollar buenos hábitos de ir al dentista.

¿A qué edades es conveniente practicar la limpieza dental en niños?

En las primeras citas del niño en la consulta dental seguramente no sea necesaria la realización de una limpieza. Lo que sí hará el dentista es buscar signos de problemas y problemas en desarrollo. Además hará un seguimiento para asegurarse de que los padres ayuden al niño a cepillarse y cuidar los dientes de manera correcta.

Desde la primera visita en adelante, los niños deben ir al dentista cada seis meses para una revisión y una limpieza dental si es necesaria. Esta práctica debe extenderse hasta la edad adulta y por el resto de su vida. En pacientes que luchan contra la enfermedad de las encías o que son propensos a desarrollar caries necesiten programar citas con mayor frecuencia.

117