curetaje dental

¿Qué es un curetaje dental? Definición

El curetaje dental o raspado es una limpieza profesional más profunda que se hace en la clínica cuando la limpieza diaria no es suficiente para eliminar la placa bacteriana o sarro y para evitar enfermedades de las encías como la gingivitis y la periodontitis.

Cuándo y por qué se recomienda un curetaje dental

La enfermedad de las encías a menudo es causada por una acumulación de bacterias denominada placa bacteriana y la mejor manera de eliminarla es cepillándose los dientes tres veces al día. Pero aún realizando un buen cepillado, siempre habrá áreas difíciles de alcanzar y, por lo tanto, difíciles de mantener limpias.

En estas áreas, las bacterias pueden acumularse y eventualmente mineralizarse para formar un depósito duro y costroso llamado cálculo o sarro, que es imposible de eliminar únicamente con el cepillado.

Para reducir el riesgo de enfermedad de las encías o para ayudar a evitar que se vuelva más grave, el odontólogo puede recomendarle la realización de una limpieza profesional profunda, llamada curetaje o raspado, además de un alisado radicular para limpiar los dientes y las encías adecuadamente.

En qué consiste: el tratamiento paso a paso

La primera etapa del curetaje o raspado elimina los depósitos de placa y sarro. A menudo, se usa un raspador de ultrasonido para eliminar primero la mayor parte del sarro, seguido de instrumentos de mano especializados para raspar los restos restantes.

El siguiente paso consiste en pulir los dientes, tanto es su parte coronal como en su raíz, para que la superficie sea completamente lisa. Si bien el pulido elimina las manchas y deja los dientes limpios y brillantes, no es solo un procedimiento estético, también alisa las pequeñas imperfecciones y manchas de textura rugosa para proteger contra la acumulación de placa.

Cada cuanto se hace el raspado y alisado radicular

Según el grado de enfermedad periodontal presente, el odontólogo será quien aconseje con qué frecuencia deben realizarse los curetajes. Es importante recordar que este tipo de tratamientos son un complemento a una buena rutina diaria de salud bucodental, y nunca debe reemplazar el cepillado.

Si se visita al dentista regularmente, el tratamiento de raspado y pulido será breve e indoloro, ya que la placa se mantendrá a raya regularmente siempre que, como ya se ha dicho, se cepille y se use hilo dental de manera efectiva diariamente.

Diferencias entre curetaje y limpieza dental profesional

Una limpieza profesional profunda es un tratamiento no invasivo que elimina los acúmulos de sarro adheridos en la superficie del diente a nivel del margen de las encías, evitando así que estos se acumulen e invadan el interior de la encía. Por el contrario, un tratamiento de raspado y alisado radicular o curetaje ya no es un tratamiento preventivo, sino que se realiza cuando la placa ha llegado hasta las raíces de los dientes. A menudo se ha dañado la estructura ósea que sujeta los dientes, lo que potencialmente puede amenazar su pérdida

.

El tratamiento de curetaje generalmente requiere el uso de un anestésico local, ya que podría ser un procedimiento doloroso, al introducir las herramientas necesarias para la limpieza del cálculo por debajo de la línea de las encías.

Para la mayoría de los pacientes, este tipo de tratamiento se realizará en intervalos de seis meses, aunque algunos pacientes pueden necesitarlos con más frecuencia, sobre todo al principio, para lograr conseguir la estabilidad de la enfermedad de las encías.

Calculadora periodoncia

22