Desgaste dientes

Soluciones para el desgaste de los dientes y cómo prevenirlo

El desgaste dental se describe como la pérdida progresiva de la superficie de un diente debido a acciones diferentes a la caries y el trauma oclusal. Aumenta con la edad y existe mayor prevalencia de desgaste en los hombres que en las mujeres.

La cantidad de desgaste dental que se observa actualmente es considerablemente mayor que en el pasado debido al hecho de que cada vez es más habitual llegar a la vejez con mayor número de dientes naturales.

Qué causa el desgaste de los dientes

El desgaste de los dientes es causado por tres fenómenos: erosión, atrición y abrasión.

La erosión

La erosión es la pérdida progresiva de superficie dental por la disolución química o ácida, no hay bacterias involucradas. La erosión del esmalte dental es principalmente el resultado de un uso demasiado frecuente o inapropiado de bebidas carbonatadas y zumos de frutas con altos niveles de acidez.

La erosión también es un problema en las personas que sufren de reflujo gastroesofágico debido a ciertos trastornos de la alimentación, como la anorexia o la bulimia.

La atrición

La atrición es la pérdida progresiva de la superficie dura de los dientes causadas por la masticación o el rechinamiento contra los dientes opuestos o antagonistas.

El grado de desgaste dependerá del uso que cada persona haga de sus dientes. Por ejemplo, aumentará en las personas que padezcan bruxismo o en personas que tengan una dieta particularmente fibrosa.

La abrasión

La abrasión es la pérdida progresiva del esmalte de los dientes causada por acciones mecánicas distintas de la masticación o el contacto entre dientes. La abrasión se asocia comúnmente con una técnica incorrecta de cepillado de dientes, lo que da lugar a muescas en la unión de la corona y la raíz de los dientes.

También se verá en personas que usan sus dientes como herramienta, por ejemplo, para quitar las tapas de las botellas o para sostener alfileres, clips o clavos.

Cómo prevenir el desgaste de los dientes

Como principales medidas de prevención cabe destacar la reducción de la frecuencia de consumo de bebidas carbonatadas y zumos de frutas con altos niveles de acidez.

El cepillado de dientes debe evitarse inmediatamente después de consumir bebidas y alimentos ácidos, ya que el ácido ablanda el esmalte y lo hace susceptible al daño por cepillado.

En el caso de bruxismo, el tratamiento suele requerir el uso de una férula de descarga durante el sueño.

La abrasión se puede reducir adoptando una técnica de cepillado correcta. Además, los dientes no deben usarse como una herramienta para agarrar o sostener objetos.

Tratamientos si ya existe el desgaste de los dientes

Si el problema ha progresado hasta el punto de que gran parte del diente se ha desgastado, el tratamiento puede ser necesario, para evitar un mayor daño al diente, reducir la sensibilidad y evitar el daño al nervio dental.

Existen muchas técnicas de restauración disponibles para estos casos dependiendo del grado de desgaste que abarcan desde una simple reconstrucción con material de relleno hasta la colocación de carillas o coronas.


Pide más información sobre el tratamiento de carillas

57