Remedios para dejar de roncar

¿Roncas mucho? Remedios para dejar de roncar

Desde un punto de vista anatómico, los ronquidos son causados ​​porque la vía aérea superior (la nariz y la garganta) está parcialmente cerrada.

Por qué roncamos

Nuestros músculos del cuello se relajan durante el sueño, pero a veces se relajan tanto que las vías respiratorias superiores se cierran parcialmente y se vuelven demasiado estrechas para el paso del aire lo que provoca una vibración en la garganta y en consecuencia el ronquido.

Tener amígdalas agrandadas, lengua agrandada o exceso de peso alrededor del cuello provoca el ser más propenso a los ronquidos. Razones estructurales como la forma de la nariz o la mandíbula también pueden causar ronquidos.

La apnea del sueño y roncar

Los ronquidos y la apnea del sueño están altamente vinculados. La apnea del sueño consiste en la interrupción de la respiración durante el sueño por períodos cortos de tiempos, lo que impide obtener el sueño saludable que necesitamos para refrescarnos y descansar correctamente y que además, aumenta el riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca.

Remedios para dejar de roncar

Existen una serie de soluciones naturales y cambios en el estilo de vida, que pueden ayudar a dejar de roncar.

Cambiar la posición durante el sueño

Recostarse sobre la espalda hace que la base de la lengua y el paladar blando se colapsen en la pared posterior de la garganta, causando un sonido vibrante durante el sueño. Dormir de lado puede ayudar a prevenir esto.

Colocar una pelota de tenis en la parte posterior del pijama también puede evitar dormir boca arriba.

Perder peso

El aumento de peso alrededor del cuello, comprime el diámetro interno de la garganta, lo que hace que sea más probable que se colapse durante el sueño, provocando ronquidos.

Evitar el alcohol

El alcohol y los sedantes reducen el tono de reposo de los músculos en la parte posterior de la garganta, por lo que es más probable que se ronque tras su ingesta.

Practicar buena higiene del sueño

Los malos hábitos de sueño como, por ejemplo, trabajar largos periodos de tiempo sin dormir pueden tener un efecto similar al del consumo de alcohol.

Despejar las fosas nasales

Si los ronquidos comienzan en la nariz, mantener abiertos los conductos nasales puede ayudar a disminuir el ronquido.

Mantenerse bien hidratado

Las secreciones en la nariz y el paladar blando se vuelven más pegajosas cuando se está deshidratado, pudiendo provocar más ronquidos, por ello es importante beber suficiente líquido.


botón pide tu cita

811