Apnea del sueño y ronquidos: cómo combatirlos

Apnea del sueño y ronquidos: cómo combatirlos

Los ronquidos y otras consecuencias relacionadas con la apnea del sueño afectan a uno de cada cuatro adultos en nuestro país. Además de ser un trastorno del sueño incómodo tanto para la persona que lo sufre, como para los que duermen cerca de ella, puede tener consecuencias potencialmente graves para la salud en general.

¿Por qué se produce la apnea del sueño?

También conocida como SAHS es una repetida obstrucción de las vías respiratorias (nariz y garganta) que paraliza la respiración e impide la entrada de oxígeno durante períodos cortos de tiempo, pero suficientes para que el sueño no cumpla su función.

Dicha obstrucción se debe una combinación de la relajación de los músculos del cuello y la morfología de la nariz, boca, amígdalas o lengua (depende de cada caso); lo que produce el ronquido, que no es más que una vibración en la garganta.

Síntomas de la apnea del sueño:

  • Ronquidos fuertes
  • Sueño excesivo durante el día
  • Episodios de pausa de la respiración durante el sueño
  • Despertares abruptos acompañados de jadeo o asfixia
  • Despertar con la boca seca o dolor de garganta
  • Dolor de cabeza por la mañana
  • Dificultad para concentrarse durante el día
  • Experimentar cambios de humor
  • Alta presión sanguínea
  • Sudoración nocturna

Consecuencias

Es importante paliar la apnea del sueño ya puede conllevar graves consecuencias para la vida diaria tales como:

  • Hipertensión arterial, arritmias cardíacas, infarto de miocardio o insuficiencia cardíaca
  • Alteraciones neurovasculares, en la memoria, la concentración y la atención
  • Intolerancia a la glucosa, resistencia a la insulina, diabetes y alteraciones inmunitarias

Además aproximadamente el 20% de los accidentes de tráfico están motivados por la somnolencia.

Tratamientos

En un artículo anterior tratamos una serie de recomendaciones para combatir los ronquidos de manera natural, modificando el estilo de vida, pero muchas veces esto no es suficiente y hay que recurrir a tratamientos más potentes, ya que este trastorno aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca.

Existen varios tipos de tratamiento dependiendo de la causa de la apnea y su nivel de gravedad.

Férulas DAM

Un DAM (Dispositivo Avance Mandibular) es un aparato intraoral especialmente diseñado para el tratamiento del ronquido y la apnea del sueño. Se compone de dos férulas unidas por una biela inversa, y su funcionamiento consiste en un adelantamiento moderado de la mandíbula durante la noche, para corregir el paso del aire eliminando el ronquido y mejorando la apnea.

Las férulas DAM están hechas a medida para cada paciente y permiten el movimiento de la mandíbula.

Dispositivos de presión (CPAP)

Los dispositivos de presión positiva continua de la vía aérea o CPAP son máquinas que ejercen presión de aire mediante una mascarilla que se utiliza mientras duermes para mantener abiertas las vías respiratorias.

Se usan para casos de apnea moderada o grave.

Cirugía

En los casos más graves se opta por esta solución cuando falla el resto de tratamientos.

Existen diferentes tratamientos quirúrgicos dependiendo de las causas del trastorno, y van desde la extirpación de tejidos hasta la traqueotomía, pasando por implantes en el paladar, para ensancharlo, o en la lengua para producir estimulación nerviosa.

Recomendamos siempre consultar con un especialista para valorar cuál es el mejor tratamiento para nuestro caso.

New call-to-action

139