¿Cómo limpiar una férula dental?

¿Cómo limpiar una férula dental?

Si eres portador de una férula de descarga durante el sueño para tratar el bruxismo y no sabes cómo limpiarla, a continuación te ofrecemos unos sencillos pasos.

Limpieza diaria

Es importante enjuagarla tan pronto como se retire de la boca, para que las bacterias no empiecen a proliferar en su superficie. Además, los restos de saliva pueden comenzar a oler y deteriorarse en la superficie del protector nocturno, por ello, también hay que cepillarla ayudando a eliminar las bacterias restantes y detener la formación de placa.

Es conveniente usar un cepillo de dientes diferente al habitual o incluso utilizar un cepillo específico de prótesis. El cepillo debe ser suave o medio para evitar posibles daños en el protector dental.

No es recomendable usar pasta de dientes en el cepillo para limpiar la férula, la que la mayoría de las pastas contienen componentes abrasivos que pueden acelerar su desgaste. En algunos casos, incluso pueden causar más rasguños y, por lo tanto, reducir su vida útil.

Secar el protector bucal antes de guardarlo es esencial para evitar que se acumulen bacterias. Se recomienda dejar el protector sobre una superficie plana y seca durante 15-20 minutos.

Guardar la férula en una caja es clave para prevenir la acumulación de bacterias o humedad.

Limpieza semanal

Todas estas instrucciones son para limpiar la férula a diario. Sin embargo, es importante realizar también una limpieza profunda una vez a la semana, también si se percibe que la férula se está poniendo amarillenta.

Hay tres maneras de hacerlo de forma rápida y eficaz con el fin de asegurar un buen mantenimiento:

  • Usar un limpiador de prótesis específico. Los formatos que se pueden encontrar son pastillas que se disuelven en agua. Hay que dejar la férula en remojo durante 20 minutos más o menos, tal y como recomiende el fabricante y nunca más tiempo del recomendado.
  • Como método casero se puede usar una mezcla de vinagre blanco y agua oxigenada. La férula debe estar en remojo durante un máximo de 30 minutos. Una vez pasado este tiempo, hay que lavar bien la férula con agua tibia.
  • Lavarla cada pocos días con agua y detergente para lavavajillas o con jabón neutro. Asegurarse de enjuagarla bien, para que la férula no sepa a detergente cuando se coloque en la boca.

Limpiar bien el estuche

También es importante mantener limpio el estuche o caja donde guardamos la férula para evitar que las bacterias se acumulen en el recipiente. Cuando esté sucia, o como mínimo una vez a la semana con lavavajillas o metiéndola en el lavaplatos.

New call-to-action

135