Necrosis dental

Qué es la necrosis dental y soluciones

En qué consiste la necrosis dental

La necrosis dental o necrosis pulpar se refiere a la afección en la que la pulpa o nervio, que se localiza en el interior del diente, muere. Esta afección es a menudo la última etapa de la pulpitis crónica.

La pulpa en sí es un diseño complejo de vasos sanguíneos y nervios localizados en el interior de los dientes y que ayudan a mantenerlos sanos.

Síntomas

La mayoría de los síntomas que indican problemas con el diente y la pulpa ocurren antes de la necrosis. Esto se debe a que una vez que ocurre la aparición de la necrosis, los nervios pueden dejar de enviar señales que lo alertan de cualquier dolor o molestia, porque la pulpa ha muerto.

En las primeras etapas de afectación pulpar, el diente es especialmente sensible a los alimentos o bebidas frías. Los dulces también pueden molestar al diente afectado si el problema se debe a la presencia de caries.

Una vez que se desarrolla la necrosis pulpar, el diente no percibe estímulos al frío o al calor. Sin embargo, puede sentir una presión elevada en el diente afectado al comer o rechinar los dientes.

La necrosis pulpar puede deberse a caries no tratadas, traumatismos o empastes grandes.

La existencia de necrosis pulpar, en ocasiones, solo se puede descubrir después de someterse a un examen dental. Las radiografías dentales también son útiles para detectar la presencia de caries o abscesos que pueden haber provocado necrosis pulpar.

Tratamientos

Los tratamientos para tratar un diente necrosado son la endodoncia o la extracción de la pieza.

Endodoncia

El tratamiento de conductos o endodoncia es un procedimiento en el que se extrae el tejido pulpar muerto del diente para eliminar la infección.

Extracción

Si la necrosis es de una gravedad considerable ola restauración del diente es imposible, la única solución será extraer todo el diente.

Consecuencias

La necrosis pulpar puede dar lugar a una serie de complicaciones que pueden desarrollarse con el tiempo si el diente no se trata.

Estas complicaciones son principalmente:

  • infección
  • flemón
  • abscesos
  • sinusitis
  • periodontitis
  • pérdida de hueso

En general, la mejor manera de prevenir la necrosis pulpar es cuidar adecuadamente los dientes y encías, incluyendo la visita al dentista por lo menos una vez al año.

Calculadora endodoncia

350