Incrustacion dental

Qué es una incrustación dental, cuándo se realiza y cuánto dura

En ciertas ocasiones un diente afectado por caries o por un traumatismo presenta un daño demasiado extenso para ser tratado con una simple obturación o reconstrucción, pero dicho daño no es lo suficientemente grande como para necesitar una corona de recubrimiento total. En estos casos, la mejor opción para restaurar el diente puede ser una incrustación.

Tipos de incrustaciones dentales

Las incrustaciones son rellenos indirectos, lo que significa que se fabrican en el laboratorio protésico. Las incrustaciones se diferencian según su extensión.

  • Inlays: son las que encajan dentro de las cúspides de los dientes posteriores.
  • Onlays: son las que cubren una o más cúspides.

Pueden realizarse en diferentes materiales como oro, porcelana o resina.

Cómo se realiza una incrustación dental

La preparación necesaria de una pieza que va a llevar una incrustación es muy similar a lo que se experimentaría al colocar una corona, con una diferencia importante: se eliminará menos estructura dental ya que su extensión será más pequeña.

El primer paso a realizar será la eliminación de la caries y se dará forma a la cavidad. Una vez que se ha preparado el diente, se realiza una impresión y se envía al laboratorio dental. Allí, diseñarán y fabricarán la incrustación que encajará perfectamente en la cavidad del diente.

Antes de salir de la consulta, se colocará un relleno temporal en el diente para protegerlo hasta que la restauración permanente esté lista. En una segunda visita, la incrustación definitiva se colocará uniéndola al diente con una resina o cemento permanente.

Cuánto dura una incrustación dental

Las incrustaciones son fuertes, duraderas y no requieren un mayor nivel de atención que cualquier otro diente. Todo lo que necesita para asegurarse de que la restauración dure durante muchos años es el cepillado diario y el uso de hilo dental y la limpieza profesional regular en la clínica dental.


botón pide tu cita

173