dolor diastema dental

Diente roto: ¿tiene arreglo?

A pesar del hecho de que el esmalte dental es increíblemente fuerte, en ocasiones los dientes pueden astillarse, agrietarse o romperse. Esto puede ocurrir al morder algo duro, al sufrir un traumatismo, por la presencia de caries que debilitan el diente o por la presencia de empastes grandes y antiguos, normalmente de amalgama de plata, que dejan de soportar el esmalte restante del diente.

Las fracturas pequeñas generalmente no provocan dolor pero si la fractura es más grande, sí puede llegar a doler ya que el nervio puede verse afectado. En ocasiones, si la dentina está expuesta, el diente puede molestar a cambios de temperatura o a la presión de los alimentos durante la masticación.

Si tenemos un diente roto, lo más importante es visitar al dentista lo antes posible. El profesional podrá valorar cuál es la causa de la fractura y el tratamiento necesario para salvar el diente.

Si el diente ha sufrido una grieta pequeña, normalmente no requerirá de ningún tratamiento específico, más que pulir la zona para suavizar los puntos más ásperos.

Si la grieta es mayor y la fractura abarca desde la superficie hasta el nervio, en ocasiones puede solucionarse reparando la grieta con material de relleno y, en los casos donde el nervio esté dañado, el diente requería de la realización de una endodoncia.

En los casos donde se fractura parte del diente, como son las cúspides de los molares, lo habitual es reparar el daño restaurando la forma del diente con material de relleno o colocando una corona o incrustación.

En las ocasiones donde el diente sufre una fractura vertical y lo divide en dos partes, muchas veces no puede repararse y el diente debe ser extraído.


botón pide tu cita

3.73 K