seis cepillos de dientes en diferentes estado de desgaste

¿Cuándo hay que cambiar el cepillo de dientes?

A la hora de mantener una buena higiene bucal, el cepillo de dientes es nuestro mayor aliado, sin embargo a veces no le prestamos tanta atención a su estado. Independientemente del tipo de cepillo de dientes que utilicemos, las cerdas se desgastan y pierden su efectividad. Un cepillo de dientes nuevo puede eliminar más placa de los dientes y las encías que uno que está gastado.

Es recomendable cambiar el cepillo de dientes o el cabezal del cepillo de dientes eléctrico cada 3 o 4 meses o, incluso antes, si las cerdas están abiertas o deshilachadas. La frecuencia del uso e incluso la intensidad con que realicemos el cepillado pueden acelerar el desgaste del cepillo de dientes.

También es importante cambiar los cepillos de dientes después de que hayas tenido un resfriado, una gripe, una infección en la boca o dolor de garganta. Los gérmenes se pueden esconder entre las cerdas del cepillo de dientes y dar lugar a una reinfección.

Para mantener limpio el cepillo de dientes, se recomienda enjuagarlo con agua después del cepillado para eliminar los restos de pasta de dientes y la saliva persistentes. Escurrir de forma enérgica para eliminar el agua y guardarlo en posición vertical, con las cerdas colocadas hacia arriba para que se puedan secar al aire.

Almacenar un cepillo de dientes en un recipiente cerrado puede causar la acumulación de bacterias, por lo que es mejor dejar las cerdas del cepillo completamente secas y ventiladas después de cada uso. Para evitar la transmisión de virus y bacterias, procura que tu cepillo no esté en contacto con otros.


New call-to-action

249