Volver al Blog

Caries y deportes: relación con las contracturas musculares

21/01/2021 | | admin_adeslas

Los patógenos orales pueden introducirse en la circulación sistémica y causar enfermedades. Lo que no estaba muy claro es si una mala salud bucal puede aumentar el riesgo de lesiones deportivas. 

Odontología deportiva

Según varios estudios, existen una serie de factores de riesgo que hacen que los deportistas sean más susceptibles a una lesión. Estos factores incluyen:

  • la salud
  • las lesiones previas
  • la edad
  • la condición física
  • los factores psicológicos.

La mala salud bucodental no se incluye como factor de riesgo, lo que no se entiende ya que está ampliamente aceptado que una buena salud bucal es esencial para una buena salud general. Numerosos estudios han demostrado que las enfermedades dentales están asociadas con enfermedades sistémicas, incluidas las enfermedades cardiovasculares y otras patologías.

Sólo existe un estudio que ha investigado el posible impacto de los problemas dentales y oclusales en las lesiones deportivas. En este estudio el exceso de placa bacteriana y las enfermedades se asocian con lesiones musculares.

¿Cómo afectan al deporte las enfermedades orales?

Las enfermedades más comunes son la periodontitis y la caries dental, las cuales son enfermedades que están relacionadas con la placa dental.

Las enfermedades orales provocan que se aumente el nivel de ciertas proteínas, las cuales juegan un papel importante en el origen de la fatiga muscular durante el ejercicio y el estrés después del ejercicio. La fatiga muscular puede causar calambres musculares, lo que hace que el músculo sea más susceptible a las lesiones por esfuerzo.

Por lo tanto, la enfermedad bucodental es un factor de riesgo importante de lesiones deportivas ya que favorecen la aparición de contracturas y fatiga de los músculos, afectando al tono muscular e impidiendo que los éstos se recuperen de manera rápida y efectiva, y en consecuencia alterando el rendimiento deportivo.

Los trastornos de la articulación temporomandibular, comúnmente denominada “ATM”, es un conjunto de afecciones que causan dolor y disfunción en la articulación de la mandíbula y en los músculos que controlan su movimiento. Esta articulación es la que se encarga de unir la mandíbula y el cráneo, formando una parte importante del equilibrio de la persona, ya que es una guía para que el cuerpo adopte una buena postura y, en consecuencia, puede afectar al rendimiento deportivo si no está en buenas condiciones.

Cualquier problema que impida que el sistema de músculos, huesos y articulaciones trabaje en armonía puede dar lugar a un trastorno temporomandibular.

La no reposición de piezas dentales perdidas o una maloclusión no compensada, pueden dar lugar a un desequilibrio de esta articulación, dando lugar a una sobrecarga articular.

El bruxismo es una parafunción que provoca que los dientes se aprieten o rechinen de manera habitual e involuntariamente. A causa de este hábito los músculos bucales relacionados con músculos de la cabeza, cuello y espalda aumentan su trabajo, pudiendo provocar contracturas musculares y favoreciendo la aparición de dolores de cabeza y de  cuello.

Tratamientos asociados

Por otra parte, el trauma dental en el deporte es el principal canal de conexión entre el deporte y la odontología. En los niños las actividades deportivas son responsables del 13% de los traumatismos orales totales.

Debido a esto la odontología deportiva es actualmente uno de los campos más recientes y futuros de la odontología. Incluye principalmente la prevención y el tratamiento de lesiones orofaciales relacionadas con el atletismo y enfermedades bucales asociadas.

El dentista deportivo o de equipo ayuda a los atletas en la prevención, el tratamiento y el diagnóstico de lesiones bucales.

El aspecto más significativo en la prevención de lesiones orofaciales relacionadas con el deporte es el uso de dispositivos de protección básicos como cascos, mascarillas y protectores bucales.

Además de todas las medidas de prevención que se deben utilizar en determinados tipos de deporte, es recomendable visitar a nuestro dentista cada seis meses y realizarnos una limpieza y revisión asidua de nuestra salud bucodental. A su vez, mantener una buena higiene diaria (cepillándose los dientes además de utilizar hilo dental y enjuagues bucales) ayudará a prevenir las caries y evitar otro tipo de enfermedades.

 

Pedir mi cita gratis
Nueva llamada a la acción
descubre nuestras clinicas
descubre nuestras clinicas