Volver al Blog

¿Sabes cuánto dura la anestesia local?

anestesias dentales: boca inyección
19/03/2019 | | admin_adeslas

En numerosas ocasiones, el dentista necesita adormecer la zona o el diente que necesita ser tratado, y para conseguirlo inyecta anestésicos locales. La lidocaína es el más común en odontología y el que menos probabilidades de causar reacciones alérgicas presenta.
El líquido que se inyecta, además de contener el anestésico, también suele llevar un medicamento denominado vasoconstrictor, que provoca que los vasos sanguíneos se estrechen y consigue que el entumecimiento dure más tiempo. También contiene hidróxido de sodio, un químico que evita que el vasoconstrictor se descomponga y ayuda a que funcione el anestésico; y cloruro de sodio, que facilita que los medicamentos entren en la sangre.

Tipos de inyecciones

Hay dos tipos de inyecciones para adormecer. Una inyección de bloque, que adormece una región completa de la boca, como un lado de la mandíbula inferior y una inyección infiltrativa, que adormece un área más pequeña, el área cercana al lugar donde se administra la inyección.
Como la mayoría de los anestésicos locales, la zona o diente anestesiado se entumece durante 2 o 3 horas, mientras que los labios y la lengua pueden llegar a estar adormecidos durante 3 o 5 horas. A medida que el flujo sanguíneo arrastra el anestésico del sitio de la inyección para ser metabolizado o degradado, la sensación de adormecimiento se desvanece gradualmente.

¿Puedo comer después de la anestesia?

Después de salir de la clínica dental, puede que te resulte difícil hablar, comer o beber correctamente.
Es importante tener cuidado con la zona adormecida, ya que puedes mordisquear la zona sin querer, y aunque no dolerá en el momento, provocará una herida que, una vez eliminada la anestesia, sí molestará.
Tras visitar al dentista y, dependiendo de la intervención a la que nos sometamos, la anestesia local y, sobre todo, las recomendaciones del profesional, una vez pasado el efecto de adormecimiento, es recomendable recomponerse con una serie de alimentos que nos faciliten nuestra recuperación.

Cremas y sopas

Siempre a temperatura tibia, nunca demasiado caliente tras una intervención. La textura líquida de estos alimentos favorece que no mastiquemos y tengamos que triturar con nuestros dientes, además de ingerir vitaminas en las cremas y purés de verduras que favorecen a nuestro organismo.

Gelatinas

Este alimento es fácil a la hora de tragar y no requiere de demasiada masticación, por lo que es ideal a la hora de recuperarte de una intervención.

Helados

Los helados son una buena opción ya que el frío es un vasoconstrictor natural, esto quiere decir que nos disminuye el dolor mediante su efecto anestésico además de disminuir el sangrado. Siempre mejor que los helados estén hechos a partir de frutas, bajos en azúcar y/o polos con alto contenido en agua.

Batidos

Siempre hechos a partir de frutas y cereales y, sin son de preparación casera, mejor. De esta manera nos aportarán proteínas, vitaminas y minerales con una textura líquida, que favorecerá su ingesta.

Efectos secundarios de la anestesia

La anestesia local en odontología suele ser un procedimiento seguro y productos como la lidocaína, tal y como indicábamos, no suelen dar alergias o reacciones adversas. Pero bien es cierto que, aunque sus efectos secundarios suelen ser muy escasos, pueden darse algunos de los siguientes:

  • Hematoma: puede producirse en la boca si, en el momento en el que el dentista pincha con la aguja la anestesia, la introduzca en un vaso sanguíneo. Se trata de una hinchazón que se encuentra llena de sangre.
  • Elevar el ritmo cardíaco: una vez se haya inyectado, en ocasiones la anestesia local puede aumentar el ritmo cardíaco durante unos minutos. Esto es debido al fármaco vasoconstrictor que presenta este fármaco. En el caso de que note esta aceleración en su corazón, indíquelo cuanto antes a su dentista.
  • Daños en algún nervio: Se trata de una dolencia muy extraña en una inyección local pero, si la aguja alcanza un nervio, podría causar dolor y adormecimiento durante unos días o semanas.
  • Incapacidad de parpadear: la anestesia local puede producir una incapacidad momentánea para parpadear alguno de los ojos. Esta consecuencia leve se irá disipando poco a poco tras ir eliminando el cuerpo la anestesia. Si durante la intervención nota este efecto, comuníquelo al dentista para que pueda cerrarle el ojo y evitar una sequedad en el mismo.

Si durante la intervención o después de la misma con la anestesia local nota cualquiera de estos efectos secundarios, comuníquelo a su dentista para que él pueda ofrecerle una evaluación e indicarle cualquier procedimiento a seguir para disipar estos efectos secundarios de la anestesia local lo más rápido posible.

 

descubre nuestras clinicas
descubre nuestras clinicas