Cepillos de dientes de bambú

Cepillos de dientes de bambú: beneficios y opiniones

Tenemos tan interiorizado que el cepillado de dientes es parte de nuestra rutina diaria que rara vez pensamos en ello, pero gracias a la creciente conciencia de la contaminación plástica, muchos reconsideramos nuestras elecciones cotidianas en cuanto al tipo de cepillo a utilizar.

Alternativas a los cepillos dentales de plástico

Se estima que cada año se usan 3.600 millones de cepillos de dientes de plástico en todo el mundo y desafortunadamente, aproximadamente el 80% de estos terminan en el mar, donde representan un riesgo para la vida marina.

Los únicos cepillos de dientes totalmente biodegradables utilizan cerdas naturales hechas de pelo de cerdo o tejón, pero para los dentistas son demasiado duros y abrasivos pudiendo provocar desgaste en el esmalte y contribuir al retroceso de las encías. Además las cerdas naturales retienen la humedad, por lo que son un perfecto caldo de cultivo para las bacterias y el mal olor y, por lo tanto, deben evitarse por razones de salud.

Lo más recomendable para no comprometer la ecología y conseguir un cuidado dental efectivo, es usar cepillos con mango de bambú y cerdas de nylon.

Características

Los cepillos de dientes de bambú son similares a cualquier otro cepillo de dientes manual. La diferencia clave entre los cepillos de dientes de bambú y los de plástico es el material utilizado para hacer el mango. 

Un cepillo de dientes con mango de bambú se utiliza de la misma manera que se usa un cepillo de dientes de plástico y se deben tener en cuenta las mismas consideraciones. Al elegir el cepillo de dientes, hay que prestar mucha atención al tamaño de la cabeza, la forma del mango y el tipo de cerdas. Idealmente, las cerdas deben ser suaves, el cabezal debe ajustarse cómodamente a la boca y el mango debe ser fácil de sostener. 

Los cepillos de dientes de bambú deben reemplazarse tan a menudo como lo haría con cualquier otro tipo de cepillo de dientes, siendo lo más recomendable cada tres o cuatro meses, o una vez que se vean las cerdas deshilachadas o dañadas. 

El dentista podrá aconsejar y ayudar a la hora de elegir el cepillo de dientes que mejor se adapte a cada uno y hará las recomendaciones pertinentes para ayudar a mantener la boca saludable mientras cuidamos del planeta.

botón pide tu cita

123