Niña en consulta de dentista para calmar dolor de muelas

Dolor de muela en los niños: cómo calmarlo

Si no existe fiebre o inflamación facial, el dolor de dientes del niño generalmente no es una emergencia. Es importante hacerle mostrar al niño dónde está el dolor y tratar de averiguar aproximadamente cuánto tiempo le ha estado doliendo el diente.

Conviene mirar dentro de la boca del niño para buscar posibles signos de caries dental, preguntarle acerca de posibles lesiones recientes. Un golpe en un diente o la mandíbula puede no haber resultado doloroso en labios o lengua, pero puede haber causado daño al diente o al nervio.

Hay que comprobar si hay signos evidentes de daño en el interior de los labios y la lengua que puedan revelar signos de traumatismo, como cortes menores, rasguños o moretones. Incluso si todo parece normal, el tejido de la pulpa dentro del diente puede haberse dañado o incluso morir a causa de un traumatismo.

Las causas más comunes de dolor en los dientes en niños son:

  • Presencia de caries dental. Las caries a menudo provocan dolor y son bastante comunes en los niños.
  • Erupción de dientes nuevos. A medida que los niños pierden sus dientes de leche, el crecimiento de dientes nuevos puede causar dolor a medida que estos ejercen presión sobre la encía.
  • Presencia de grietas o fracturas. Los niños con dientes desalineados o con un hábito de rechinar pueden desarrollar grietas y astillas, lo que provoca sensibilidad al comer o beber. Estas grietas o fracturas también pueden deberse a posibles traumatismos.
  • Cepillado inadecuado. Los niños a menudo pueden cepillarse demasiado agresivamente, desgastando el esmalte dental y las encías, causando hematomas y cortes en las encías y en consecuencia sensibilidad dental.
  • Dieta. A veces, el dolor en los dientes puede deberse a que comió algún alimento duro, ácido o demasiado dulce recientemente.

Si no se encuentra nada inusual, como una hinchazón aparente o una cavidad obvia pero el dolor persiste, lo mejor es acudir al dentista lo antes posible.
Mientras acude a la cita se pueden administrar analgésicos de venta libre como paracetamol o ibuprofeno en la dosis adecuada para la edad y peso del niño, para calmar el dolor.

También se puede aplicar una compresa fría en el exterior de la mandíbula, especialmente si hay hinchazón, adyacente al área del dolor.
Los enjuagues con agua con sal son muy eficaces cuando las molestias se deben a lesiones en la mucosa.
Aunque se consiga aliviar con éxito el dolor de dientes, es importante acudir al odontólogo u odontopediatra lo antes posible para valorar las posibles causas y tratarlo antes de que vuelva a ocurrir.


botón pide tu cita

65.8 K