Volver al Blog

Post operatorio y recuperación por extracción de la muela del juicio

07/04/2021 | | admin_adeslas

La extracción de las muelas del juicio es un procedimiento bastante habitual cuando estas impactan y no erupcionan en su totalidad. En este artículo nos centramos en la recuperación tras una cirugía de extracción de las muelas del juicio, pero vayamos por partes:

Las muelas del juicio

Las muelas del juicio, también llamadas cordales o terceros molares, son los últimos dientes permanentes que erupcionan en la boca.

Estos dientes suelen aparecer entre los 17 y los 25 años de edad, aunque algunas personas nunca desarrollan las muelas del juicio. Para otros, las muelas del juicio erupcionan normalmente, al igual que lo hicieron sus otros molares, y no causan problemas.

Muchas personas sufren la impactación de las muelas del juicio. Esto se produce cuando las muelas del juicio no tienen suficiente espacio para erupcionar en la boca o para desarrollarse normalmente. Las muelas del juicio impactadas pueden erupcionar parcialmente o no erupcionar en absoluto.

Las muelas del juicio impactadas que no causan problemas, y por tanto no provocan síntomas, normalmente no se extraen.

Extracción de las muelas del juicio

Si existe la necesidad de extraer las muelas del juicio, el odontólogo valorará si el procedimiento se puede realizar en la misma consulta dental. Sin embargo, si el diente está profundamente impactado o si la extracción requiere un abordaje quirúrgico en profundidad, se puede sugerir que la intervención se realice en ámbito hospitalario.

La extracción de una muela del juicio casi siempre se realiza como un procedimiento ambulatorio, lo que significa que no hará falta ingreso hospitalario, regresando a casa el mismo día.

Por otra parte, además de adormecer el área con anestesia local, existe la posibilidad de realizar el procedimiento con sedación para sentirse más cómodo durante el procedimiento.

¿Cómo es el postoperatorio?

El post operatorio tras la extracción de una muela del juicio puede incluir:

Recuperación de la anestesia

Una vez realizado el tratamiento, si se ha administrado sedación o anestesia general, se pasará a una sala de recuperación después del procedimiento. Si solo se ha administrado anestesia local, el tiempo de recuperación es breve y se realizará en el mismo sillón dental.

Sangrado

Es posible que se exude algo de sangre el primer día después de la extracción. Es importante evitar escupir en exceso para no desalojar el coágulo de sangre del alvéolo. Se puede colocar una gasa sobre el sitio de la extracción presionando, y reemplazarla cada 15-20 minutos, según las indicaciones del odontólogo o cirujano oral.

Dolor

El odontólogo o cirujano oral prescribirá los analgésicos más apropiados dependiendo de la evolución del procedimiento. Colocar una compresa fría contra la mandíbula también puede aliviar el dolor.

Inflamación y hematomas

Cualquier hinchazón de las mejillas suele mejorar a los dos o tres días. Los hematomas pueden tardar varios días más en resolverse. Además de los antiinflamatorios que el profesional prescribirá, colocarse hielo intermitentemente en la zona, puede ayudar a disminuir la inflamación.

Sutura

En este tipo de cirugías es normal colocar puntos de sutura. Es posible que estos se disuelvan en unas pocas semanas o que sea necesario quitarlos, para lo que se programará una cita con su odontólogo o cirujano oral.

Recomendaciones en la recuperación

Descanso

Según el caso, cabe la posibilidad que el odontólogo, después de la cirugía, recomiende descansar el resto del día. Lo normal es que las actividades normales se puedan reanudar al día siguiente, pero durante al menos una semana, es conveniente evitar las actividades extenuantes que podrían resultar en la pérdida del coágulo de sangre del alvéolo.

Hidratación

Es importante beber mucha agua después de la cirugía, evitando las bebidas alcohólicas, con cafeína, carbonatadas o calientes en las primeras 24 horas. No se debe beber con una pajita durante al menos una semana ya que la acción de succión puede desprender el coágulo de sangre.

Alimentación

Respecto a la comida, es recomendable tomar alimentos blandos, como yogur o puré, durante las primeras 24 horas. Conviene evitar los alimentos duros, calientes o picantes ya que pueden irritar la herida.

Higiene bucodental

Durante las primeras 24 horas después de la cirugía, es preferible no cepillarse los dientes, ni enjuagarse la boca, ni escupir, ni usar enjuague bucal. Por lo general, se indicará que se reanude el cepillado de los dientes después de las primeras 24 horas, recomendando ser particularmente cuidadoso cerca de la herida quirúrgica. También se recomendarán enjuagues suaves de agua tibia con sal cada dos horas y después de las comidas durante una semana.

Tabaco

El consumo de tabaco está desaconsejado al menos 72 horas después de la cirugía, siendo recomendable esperar más tiempo si es posible. El consumo de tabaco después de una cirugía oral puede retrasar la curación y aumentar el riesgo de complicaciones.

Posibles complicaciones en la recuperación

Es importante estar en contacto con el odontólogo o cirujano oral, si pasados unos días tras la intervención, se experimentaran signos o síntomas tales como:

  • Dificultad para tragar o respirar
  • Sangrado excesivo
  • Fiebre
  • Dolor intenso que no se alivia con analgésicos
  • Inflamación que empeora después de dos o tres días
  • Mal sabor de boca que no se elimina con los enjuagues de agua con sal
  • Pus supurando por la herida
  • Entumecimiento persistente o pérdida de sensibilidad
  • Sangre o pus en la secreción nasal que podrían indicar una infección
  • Daño a los nervios
  • Otras complicaciones graves

 

Pedir mi cita gratis
Nueva llamada a la acción
descubre nuestras clinicas
descubre nuestras clinicas